NACIONALIDAD Aprobada por unanimidad en el Senado la toma en consideración de la PDL sobre Nacionalidad



18 de Junio 2018! En el día de hoy, el Senado Español ha aprobado por unanimidad tomar en consideración la Proposición de Ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los descendientes nacidos en el extranjero de progenitores españoles. 

Los estaremos informando porque La nueva ley de nietos es un hecho!

Prorrogado el plazo de presentación de solicitudes de concesión de nacionalidad española a los sefardíes originarios de España

Prorrogado el plazo de presentación de solicitudes de concesión de nacionalidad española a los sefardíes originarios de España

12-3-2018 | Consejo de Ministros

El Consejo de Ministros ha acordado prorrogar un año, hasta el 1 de octubre de 2019, el plazo de presentación de solicitudes de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España, en virtud de la ley 12/2015, de 24 de junio.


• Desde que entró en vigor la norma se ha concedido la nacionalidad española a 6.432 sefardíes
• Esta norma establecía un plazo de tres años desde su entrada en vigor para que los interesados puedan formalizar sus solicitudes, período que terminaría el 1 de octubre de este año.

La Ley 12/2015, de 24 de junio (LA LEY 10569/2015), pretende ser el punto de encuentro entre los españoles de hoy y los descendientes de quienes fueron injustamente expulsados de nuestro país a partir de 1492. Frente a la intolerancia de tiempos pasados, persigue que podamos construir juntos un nuevo espacio de convivencia y concordia que reabra para siempre a las comunidades expulsadas de España las puertas de su antiguo país.

Esta norma dispone que la condición de sefardí originario de España y la acreditación de su especial vinculación con nuestro país son circunstancias extraordinarias que justifican la concesión de la nacionalidad española por carta de naturaleza, de acuerdo con lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 21 del Código Civil (LA LEY 1/1889). Por lo tanto, son dos las circunstancias excepcionales cuya acreditación se exige para adquirir la nacionalidad: probar la condición de sefardí originario de España del solicitante, con independencia de su nacionalidad de origen, ideología, religión o creencia actuales, y demostrar una especial vinculación con España. Además, modifica el artículo 23 del Código Civil (LA LEY 1/1889), con lo que exime a los sefardíes originarios de España de renunciar a su anterior nacionalidad para poder adquirir la española.

Desde que entró en vigor la norma se ha concedido la nacionalidad española a 6.432 sefardíes, incluidos los 4.302 que la obtuvieron por carta de naturaleza mediante Real Decreto 893/2015, de 2 de octubre, y los 220 que la percibieron a través del Real Decreto 322/2016, de 5 de agosto, por el que se concede la nacionalidad española por carta de naturaleza a determinados sefardíes originarios de España.

Con este acuerdo del Consejo de Ministros se pretende que la ley pueda desplegar todo su potencial, teniendo en cuenta que la Federación de Comunidades Judías de España ha solicitado la prórroga del plazo de presentación de solicitudes previsto en la ley atendiendo a las dificultades que se les presentan para la obtención de la documentación de los países de origen y por el tiempo que se necesita para superar las pruebas necesarias para obtener el Diploma de Español como Lengua Extranjera y de conocimientos constitucionales y socioculturales de España necesarias para la obtención de la nacionalidad.

Diario La Ley

Requisitos para pedir la Nacionalidad Española

Para poder solicitar la Nacionalidad Española por Residencia usted deberá aportar los siguientes documentos:

*NIE, número de identificación de extranjero.
*Pasaporte completo, en vigor. En el caso del pasaporte deben adjuntarse todas las páginas. 
*Certificado de antecedentes Penales del país de origen en vigor. Si el país de origen no certifica en el documento la fecha de caducidad, la Dirección general de los Registros y el Notariado le dará una validez de seis meses (solo en esos casos). Deben estar traducidos y legalizados según los Convenios Internacionales. Este documento podrá ser sustituido por el Certificado Consular de Conducta, conforme a lo establecido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, debidamente traducido y legalizado. El certificado consular de conducta sólo será admisibles cuando sea expedido en base a la consulta a las autoridades competentes del país de origen. 
*Certificado de Nacimiento del país de origen en vigor debidamente legalizado. Si su país pertenece al Convenio de la Haya bastará con la con el sello de Apostilla. 
*Certificado de Matrimonio de su país de origen, en vigor, actual, si usted hubiera contraído matrimonio en su país de origen. Este documento deberá también estar legalizado. Si su país pertenece al Convenio de la Haya bastará con la con el sello de Apostilla. 
*Certificado de nacimiento de su cónyuge español en caso de estar casado con español/a, que es tu caso. Este documento debe ser emitido por un registro civil español y tiene una validez de tres meses. 
*Si está casado con español/a estará obligado a aportar un certificado de convivencia histórico con su cónyuge para poder demostrar que como mínimo durante un año antes a la solicitud ha convivido con su cónyuge.

*Certificados de apto de los exámenes de castellano (DELE A2 o superior) y de cultura (Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España; conocido como CCSE). 

*Tasa de 100 euros. El pago de la tasa por la iniciación del procedimiento para obtener la nacionalidad española por residencia se efectuará por el representante, previa cumplimentación del correspondiente formulario de pago. 

*En la presentación es telemática no será necesario aportar el certificado de empadronamiento de usted ni tampoco el certificado de antecedentes penales de España ni un certificado para probar el tiempo de residencia en España. 

La aplicación de la plataforma de presentación telemática de Nacionalidad Española por Residencia permite que Ud. dé su consentimiento para que la dirección General de los Registros y el Notariado consulte estos datos ante las autoridades correspondientes.

No es necesario aportar contrato de trabajo ni otros medios económicos. 

La gestión es electrónica en todas sus fases, lo que permitirá acortar sensiblemente los plazos de resolución. Es decir, la Nacionalidad Española por Residencia se puede presentar de forma telemática. El procedimiento lo instruye la Dirección General de Registros y del Notariado.

Es muy importante tener en cuenta que en el caso de presentar la solicitud asistido por un representante voluntario deberá adjuntar el poder de representación correspondiente siempre. 

*Desde el 15 de octubre de 2015, para que un extranjero pueda demostrar su grado de integración podrá hacerlo aportando dos certificados de APTO. Uno de cultura (Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España, conocido como CCSE) y otro de lengua castellana (DELE A2).

Los solicitantes de nacionalidad española por residencia podrán acreditar el conocimiento básico de la lengua española mediante la aportación al Instituto Cervantes de los certificados oficiales de los niveles básico (A2), intermedio y avanzado de las enseñanzas de español como lengua extranjera, expedidos por la correspondiente Administración educativa al amparo del Real Decreto 1629/2006, de 29 de diciembre, por el que se fijan los aspectos básicos del currículo de las enseñanzas de idiomas de régimen especial reguladas por la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación.

En estos casos, los interesados quedarán exentos de las pruebas de validación del dominio del español previstas en el artículo 6 del Reglamento por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia.

La matrícula del Instituto Cervantes para el examen de castellano, tiene un coste de 124 euros. Una vez obtenido el certificado, este NUNCA caducará.
Una vez que haga el examen los primeros resultados se dan a conocer 1 o 2 meses después.

No esta obligado a presentar el certificado inmediatamente en el momento de solicitar la nacionalidad, ya que Ud. puede consentir en el Modelo de Solicitud para que de oficio se acceda al mismo. La Dirección General de los Registros y del Notariado podrá comprobar de oficio el resultado de las pruebas de examen DELE de nivel A2 como mínimo mediante consulta telemática al Instituto Cervantes, comprobación con valor probatorio, que hace innecesaria la aportación por los interesados del certificado. Sin embargo, nuestro consejo es que se aporte cuando se presente la solicitud.

Examen de Constitucionales y Socioculturales de España.

Para el examen se ha habilitado al Instituto Cervantes que hará un examen de conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España (CCSE) que permitirá, una vez se conceda la condición de “apto” obtener un certificado emitido por dicho Instituto.

La matrícula para realizar el examen tiene un coste de 85 euros y permitirá que el interesado, en caso de no obtener el certificado de apto, pueda volver a presentarse a un nuevo examen sin necesidad de volver a pagar 85 euros. La inscripción en la prueba da derecho a presentarse hasta un máximo de dos ocasiones, sin coste adicional, solo en el caso de que un candidato no supere la prueba en el primer intento, o en el caso de que un candidato no se haya presentado en la primera convocatoria. En este caso, el candidato debe presentarse a la segunda convocatoria en el mismo centro de examen que haya realizado la primera y en un plazo máximo de 18 meses desde la inscripción. No hay ningún límite en cuanto al número de veces que puede inscribirse un candidato o al plazo en el que puede realizar varias inscripciones.

Unos 20 días después tienes el resultado y es válido por 4 años. El Instituto Cervantes ha distribuido un Manual de Estudio.

Contiene 300 preguntas de estudio con sus correspondientes respuestas, de las cuales el Cervantes escogerá 25 preguntas y con 15 de ellas favorables se es apto para obtener el Certificado. Puedepresentarse a una segunda convocatoria sin necesidad de volver a pagar en caso de no apto en el primer exámen. La inscripción en la prueba CCSE da derecho a presentarse hasta un máximo de dos ocasiones, siempre que el candidato no supere la prueba en el primer intento o no se haya presentado en la primera convocatoria. En este caso, el candidato debe presentarse a la segunda convocatoria en el mismo centro de examen que haya realizado la primera y en un plazo máximo de 18 meses desde la fecha de examen.

El RD 1004/2015, de 6 de noviembre, que desarrolla la Disposición final séptima de la Ley 19/2015, de 13 de julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil sobre el Nuevo Procedimiento para la obtención de la Nacionalidad Española por Residencia que había sido publicado por el Boletín Oficial del Estado (BOE Núm. 167) el pasado día 14 de julio de 2015.

Para que le enviemos mayor información, escríbanos a: silviasejaspardo@icab.cat

Para denegar la nacionalidad por residencia lo determinante no son las ausencias, sino la efectiva desvinculación

Wolters Kluwer

La Audiencia Nacional ha dado la razón a una ciudadana ecuatoriana a la que se le había denegado la nacionalidad española por no cumplir con continuidad el periodo de residencia legal, con ausencias continuadas. Y es que según la Sala, lo determinante no es la ausencia en sí misma sino la efectiva desvinculación; en este caso se acredita un mantenido arraigo familiar en España, antes y después de la ausencia, y tenía dos hijos nacidos en territorio español.

Jurisprudencia comentada

Isabel Desviat.- Los artículos 21 (LA LEY 1/1889)y 22 del Código Civil (LA LEY 1/1889) sujetan la concesión de la nacionalidad española por residencia a dos tipos de requisitos: los de carácter "formal", que son la presentación de la solicitud y la residencia legal continuada e inmediatamente anterior a la petición (10, 5, 2 o 1 año dependiendo de los casos); y otros que según la sentencia comentada son conceptos jurídicos indeterminados, como la justificación de buena conducta cívica, el grado de integración en la sociedad española, o los motivos de orden público o interés nacional que justifican su denegación.

En esta sentencia, dictada por la Audiencia Nacional el pasado 6 de abril de 2017 (LA LEY 25202/2017), se analiza el requisito de la residencia legal "continuada e inmediatamente anterior a la petición", señalándose que no hay plazo, ni normativa ni jurisprudencialmente, fijado para calificar la duración de la ausencia como indicativo de falta de continuidad y efectividad de la residencia legal. Estos son sus razonamientos:

Antecedentes

La Dirección General de Registros y del Notariado había denegado la solicitud de concesión de la nacionalidad española por residencia a una mujer ecuatoriana al no haberse justificado el requisito de la residencia legalmente exigido; la cuestión es que en la fecha de solicitud de nacionalidad, la interesada tenía ausencias continuadas de España de más de tres meses, según constaba en su pasaporte.

Requisito objetivo del artículo 22.3 CC (LA LEY 1/1889)

Según indica la resolución judicial, el cumplimiento del requisito de la "residencia legal continuada e inmediatamente anterior a la petición", exige la concurrencia de tres circunstancias:
• Legalidad de la residencia (cumplimiento de las normas de extranjería)
• Continuidad y no interrupción del plazo
• Que el periodo de residencia sea inmediatamente anterior a la solicitud

En cuanto a este último requisito, la doctrina del TS (por todas, STS 15 Jul. 2002, Rec. 4290/1998 (LA LEY 132662/2002)) es clara en cuanto que interpreta que esa residencia legal continuada e inmediatamente anterior a la petición NO supone una prohibición absoluta de salir del territorio español; es decir, que si ocasionalmente y por razones justificadas se da la ausencia de España, no se incumple el requisito, siempre que no se traslade la residencia habitual dentro de nuestro país.

En cuanto al requisito de la efectividad en la residencia legal (puede darse el caso de tener una residencia legal en España pero no efectiva), el TS (STS 8 Nov. 2004 (LA LEY 10244/2005)) ha indicado que el Código Civil no incluye el requisito de la efectividad para adquirir la nacionalidad por residencia, y ello porque está incluido en el de la residencia legal.

Por tanto, razona la Sala, la efectividad y continuidad de la residencia deriva de la fijación real del domicilio y la vinculación en cuanto a medio de vida, relaciones personales, familiares y sociales... Lo determinante, no es tanto la ausencia en sí misma considerada, sino examinar si existe efectiva desvinculación en el caso concreto.

Circunstancias concurrentes

En el caso concreto, en el periodo de residencia a computar, y resultante del pasaporte aportado, se observan unos 6 meses de ausencia dentro de los dos años a computar.

Según se argumentó por la solicitante, el domicilio está fijado en España y se realizó un viaje a su país de origen por motivos de extrema necesidad, pues había perdido su trabajo, el padre de sus hijos no aportaba cantidad alguna, y su familia de Ecuador no podía enviar dinero a España, prestándole dinero para que viajara con la idea de permanecer una temporada; nunca hubo intención de trasladar su residencia fuera de España, y tiene dos hijos nacidos en territorio español, el pequeño con DNI español y aquejado de una enfermedad por la que se le tratar regularmente en un centro hospitalario.

Así, concluye que si bien no hay plazo, ni normativa ni jurisprudencialmente, fijado para calificar la duración de la ausencia como indicativo de falta de continuidad y efectividad de la residencia legal, en el caso de autos, atendiendo a las particularidades expuestas en el párrafo antecedente, el recurso ha de resolverse estimatoriamente con base a su mantenido arraigo familiar en España, antes y después de la ausencia.

Los requisitos para la reagrupación se aplican también a los españoles

Los requisitos para la reagrupación se aplican también a los españoles

El Supremo determina el ámbito de aplicación del Real Decreto sobre la libre circulación
Pedro del Rosal Madrid

Los requisitos para solicitar la reagrupación familiar que contiene el Real Decreto 240/2007 sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la UE también son aplicables a los ciudadanos con nacionalidad española. Así lo determina el Tribunal Supremo (TS), en una sentencia de 18 de julio de 2017, en la que revoca la concesión de la solicitud presentada por una ciudadana cubana con nacionalidad española.

La resolución da la razón al recurso de casación presentado por la Abogacía del Estado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TS J) de Cantabria y determina que ¿el artículo 7 del Real Decreto 240/2007 es aplicable a la reagrupación de familiares no comunitarios de ciudadanos españoles". El mencionado precepto contiene los requisitos para su concesión.

El texto, del que ha sido ponente la magistrada Huerta Garicano recuerda que, aunque inicialmente el ámbito de aplicación del Real Decreto 240/2007 eran los ciudadanos de la UE que se trasladaban a España, el TS lo amplió también a los españoles que residían en el territorio nacional en su sentencia del 1 de junio de 2010.

¿Al español, es cierto, no se le podrá limitar su derecho fundamental a circular libremente en el territorio español, pero esto no obsta para que cuando pretenda reagrupar familiares extranjeros quede sometido a requisitos o condiciones, en este caso, los mismos que al resto de los ciudadanos europeos", advierte el texto.

Los requisitos, además de la nacionalidad española del reagrupante, son que el solicitante sea trabajador por cuenta propia o ajena; que disponga de recursos suficientes; o que cuente con seguro de enfermedad público o privado.

La sentencia concluye que las limitaciones a la reagrupación de familiares extranjeros de ciudadanos españoles no vulnera el derecho a la intimidad familiar del artículo 18.1 de la Constitución.
Sin ingresos 

En el litigio, la Juzgado de Primera Instancia concedió la solicitud de reagrupación al entender que La sentencia ve compatibles las limitaciones con el derecho a la intimidad familiar el artículo 7 era de aplicación al español que ejerciendo su derecho de libre circulación y residencia, se traslada a otro Estado europeo y regresaba con su familia extracomunitaria en posesión de la tarjeta de residencia europea del Estado de acogida.
La ciudadana había recurrido la resolución administrativa que, entre otras razones, basaba su rechazo a la solicitud por el hecho de que ni ella ni su pareja -estaban inscritos como pareja de hechotenían ingresos propios, más allá de un subsidio de 426 euros.
En el marco del nuevo recurso de casación, el Supremo admite la impugnación contra la sentencia del TS J y confirma la decisión de la Delegación del Gobierno.

Quieres la Nacionalidad Española?

¿Cuándo Puedo pedir la Nacionalidad Española por Residencia? La Nacionalidad Española por Residencia puede solicitarse: 

a) Como norma general a los 10 años de residencia legal e ininterrumpida en territorio español. 
b) Cinco años para aquellas personas que hayan obtenido la condición de refugiado. 
c) Dos años: para los nacionales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial y Portugal. 
d) Un año para: 
– El que haya nacido en territorio español y no pudo acogerse a la posibilidad de solicitar la Nacionalidad Española por simple presunción. 
– El que no ejerció debidamente su derecho a adquirir la nacionalidad española por opción. 
– El que haya estado sujeto legalmente a la tutela (bajo la vigilancia de un tutor), guarda o acogimiento (el acogimiento que permite la reducción de residencia legal a un año es aquél en que existe resolución de la entidad pública que tenga en cada territorio encomendada la protección de menores y los acogimientos que estén judicialmente reconocidos) de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud. 
– El que, en el momento de la solicitud, lleve un año casado con un español o española y no esté separado legalmente o de hecho. 
– El viudo o viuda de española o español, si en el momento de la muerte del cónyuge no estaban separados, de hecho o judicialmente. 
– El nacido fuera de España de padre o madre, (nacidos también fuera de España), abuelo o abuela, siempre que todos ellos originariamente hubieran sido españoles.

¿Existen otras formas de adquirir la Nacionalidad Española que no sea por Residencia? 

Sí. Existen otras formas para poder adquirir la Nacionalidad Española 

1- Carta de naturaleza 
Esta forma de adquisición de la nacionalidad, tiene carácter graciable y no se sujeta a las normas generales de procedimiento administrativo. Será otorgada o no discrecionalmente por el Gobierno mediante Real Decreto, tras valorar la concurrencia de circunstancias excepcionales. 

2- Sefardíes (Ley 12/2015, de 24 de junio) 
3- Posesión de estado 

Tendrá derecho a la nacionalidad española aquella persona que haya poseído y utilizado esta nacionalidad durante diez años, de forma continuada, de buena fe (sin que tenga conocimiento de la situación real, es decir, de que no es español en realidad), en base a un título inscrito en el Registro Civil. La nacionalidad española no se perderá aunque se anule el título inscrito en el Registro Civil. El interesado debe haber mantenido una actitud activa en dicha posesión y utilización de la nacionalidad española, esto significa que deberá haberse comportado teniéndose a sí mismo por español, tanto en el disfrute de sus derechos como en el cumplimiento de sus deberes en relación con órganos del Estado español. 

4- Opción 
La opción es un beneficio que nuestra legislación ofrece a extranjeros que se encuentran en determinadas condiciones, para que adquieran la nacionalidad española. Tendrán derecho a adquirir la nacionalidad española por esta vía: 

Aquellas personas que estén o hayan estado sujetos a la patria potestad de un español. 

Aquellas personas cuyo padre o madre hubiera sido español y hubiera nacido en España. 

Aquellas personas cuya determinación de la filiación (la determinación de la filiación significa establecer quiénes son los padres de una persona) o nacimiento en España se produzca después de los dieciocho años de edad. En este supuesto, el plazo para optar a la nacionalidad es de dos años desde que se determina la filiación o el nacimiento. 

Aquellas personas cuya adopción por españoles se produzca después de los dieciocho años de edad. En este caso el derecho a optar existe hasta que transcurra el plazo de dos años a partir de la constitución de la adopción. 

5- Nacionalidad Española por Valor de Simple Presunción 

El artículo 17. c) del Código Civil establece que son españoles de origen los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecen de nacionalidad (apátridas), o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad. En este caso puede realizarse un expediente en el Registro Civil de su domicilio para declarar la nacionalidad española con valor de simple presunción. 

Pueden pedir la nacionalidad por valor de simple presunción los niños nacidos en España cuyos padres sean de las siguientes nacionalidades: 

Argentina, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Costa Rica, Cuba, Guinea Bissau, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Santo Tomé y Príncipe y Uruguay. (Cuidado, brasileños y colombianos no. Aclaramos este punto porque cada vez llegan a nuestro despacho en Legalteam ciudadanos de estos países en que insisten en que sí es posible. Es cierto que durante un tiempo se podía pero hoy no es posible). 

Ambos padres deben ser de estos países, ya sean los dos del mismo país o combinados entre sí. 

Casos especiales: 

Ecuador: Tienen valor los nacidos antes del 20 de octubre de 2008 ( los nacidos el mismo día 20/10/2008, ya no lo tienen) 

Marruecos: Sólo tienen valor en el caso de madre marroquí y padre de los países anteriores. 

Palestina: En el caso de los palestinos hay que consultar pues la ley varía mucho en función de si son matrimonios mixtos y la ley del país del cónyuge que no es palestino, del país que les acoge, del status que tengan, etc…

James Rodríguez tendrá la Nacionalidad Española en Tres Meses, sí o no?

A punto de finalizar la temporada 2016-2017, el mercado de fichajes empieza a coger ritmo y eso se empieza a notar en la rumorología que surge alrededor de clubes y futbolistas, por ejemplo, el mes pasado, a raíz de una oferta de un club inglés por el Sr. Rodríguez, en la que se incluía el requisito de que tuviera la condición de jugador comunitario, se publicó el titular que precede a este artículo: “James Rodríguez tendrá la nacionalidad española en tres meses” .

A cualquier jurista, aunque no esté muy familiarizado con el Derecho de Extranjería, seguro que le habrá llamado la atención que se haya fijado el plazo de tres meses.

Haciendo un breve recordatorio, la nacionalidad puede ser automática de origen por filiación (ius sanguinis), o por nacimiento (isu soli) conforme al art. 17 del CC en sus apartados a y b. A priori, parece ser que este no sería el supuesto.

No obstante, también puede ser adquirida. El modo más habitual es por razón de residencia, ligándola a que ésta sea legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición, este último detalle es causa de un porcentaje altísimo de denegaciones, como sucedió con el caso, también muy sonado, de la denegación de nacionalidad al violinista Ara Malikian hace unos años.

Esta residencia se vincula al cumplimiento de determinados plazos, siendo el general de 10 años, y dando cabida a diversas excepciones (art. 22 CC):
De 5 años, si se ha obtenido la condición de refugiado en España
De 2 años, cuando se trata de nacionales de origen de países cuya vinculación con España ha sido o es muy estrecha, y en concreto de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o sefardíes.
De 1 año en el caso de haber nacido en territorio español, no haber ejercitado en plazo la facultad de optar, haber restado sujeto a tutela, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante los dos años consecutivos , o continuare en dicha situación, el llevar un año casado con cónyuge español sin que conste separación legal, el cónyuge supérstite, si a la fecha del fallecimiento no constara separación legal, y el nacido fuera de España de progenitor, abuelos que originariamente hubieren sido españoles.

De acogerse a este procedimiento de adquisición de nacionalidad española, parece que siendo el Sr. Rodríguez nacional de Colombia (país del que no cabe duda las vinculaciones históricas y socioculturales que comparte con España), y residente legal desde hace casi tres años, sólo le restaría presentar el diploma obtenido con la prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales (CCSE), ya que estaría exento de la prueba de conocimiento del idioma español (DELE).

La escueta noticia ya informa que el Sr. Rodríguez ya dispondría de los exámenes preceptivos para obtener la nacionalidad española por residencia, y que sería cuestión de tres meses que fuera español.

Sin embargo, cualquier profesional del Derecho recordará que en los meses (y años) precedentes, numerosos medios de comunicación se hicieron eco del retraso del que adolecían los expedientes de tramitación de nacionalidad, situación que llegó a motivar varias encomiendas de gestión al Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles de España para la tramitación de expedientes de nacionalidad por residencia desde el 2012, para intentar paliar dicha demora.

En más, en este mes de mayo de 2017 se han comenzado a tramitar los expedientes que llegaron al Ministerio de Justicia en enero de 2015, más de dos años de retraso.

Luego, es imposible que se pueda adquirir la nacionalidad por residencia en un plazo tan breve haciéndole de mejor condición que al resto de peticionarios.

Así que la única opción que le queda para poder aceptar la oferta del club inglés pasaría por la adquisición de la nacionalidad por carta de naturaleza contemplada en el art. 21 CC., que es otorgada de manera facultativa por Real Decreto cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales.

Este supuesto ofrece dos problemas distintos, en primer lugar, el concepto indeterminado de “circunstancias excepcionales”, y en segundo lugar, la discrecionalidad del Gobierno que valorará los motivos políticos y de interés nacional, y cualesquiera otros que a juicio de aquél que sean de carácter “excepcional” a la hora de decidir o no que un extranjero adquiera la nacionalidad española por carta de naturaleza, ya que no se prevé un procedimiento administrativo concreto, donde se detallen que circunstancias precisas autorizan este tipo de adquisición de nacionalidad.

En los últimos tiempos destacan las cartas de naturaleza a miembros de la oposición venezolana y sus allegados, como la concedida a la familia de Leopoldo López, la aprobada hace solo unos meses para el director del periódico venezolano “El Nacional”, o la de un torero peruano.
Editorial Jurídica Sepin: http://blog.sepin.es/2017/05/james-rodriguez-nacionalidad-espanola/